sábado, 4 de octubre de 2014

No hemos cambiado nada

Dentro de unos días, en Uruguay vamos a tener elecciones parlamentarias y presidenciales. Como siempre en estos casos hay campaña y hay temas que se destacan por sobre otros.

Uno de los temas a los que más importancia se le ha dado, es el de la seguridad pública. Más allá de los argumentos y posturas que cada uno pueda tener, me interesaba comentar una frase que leí hace poco.

Para ponerle un poco de contexto, es una frase en medio de un diálogo, que transcribo:
- ¿Hablan ustedes del asesinato [...]?
- Sí. ¿Ha oído usted hablar de este crimen?
- ¿Cómo no? Ha ocurrido en las cercanías de la casa donde me hospedo.
- ¿Conoce usted los detalles?
- Los detalles, no, pero este asunto me interesa por la cuestión general que plantea. Dejemos a un lado el aumento incesante de la criminalidad durante los últimos cinco años en las clases bajas. [...]
Y resalto "el aumento incesante de la criminalidad durante los últimos cinco años". Parece sin duda una frase sacada del debate previo a las elecciones. De hecho, podría ser una frase de cualquier debate electoral de cualquier parte del mundo, de los últimos tiempos.

Nosotros, los que vivimos de la tecnología, pensamos que el mundo cambia muy rápido. Sin embargo, hay cosas que no cambian...

De hecho, este diálogo es de la novela Crimen y Castigo, escrita en Rusia en 1866 por Fiódor Dostoyevsky, y todo parece indicar que hace 150 años, tenían más o menos los mismos problemas que tenemos hoy en día.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario